Estás leyendo

Bailando la danza del hielo con Juha Kankkunen

LA INTRAHISTORIA

Bailando la danza del hielo con Juha Kankkunen

El cuádruple campeón del mundo de rallys recibió a AS en su academia en Laponia y mostró los secretos de la conducción en un lago helado.

Paisaje de postal en Laponia. Un lago helado rodeado de pinos con sus copas llenas de nieve. Pero lo mejor es el anfitrión. Ni más ni menos que Juha Kankkunen, cuatro veces campeón del mundo de rallys, leyenda viva del automovilismo, que nos acoge en su academia de conducción con motivo del Seat Snow Camp. “¡Hombre, cuánto tiempo! Bienvenido”, y es que con el bueno de ‘KKK’ hemos vivido miles de batallitas.

“Llevamos todo el invierno impartiendo cursillos en esta zona”, explica el finlandés. “Tenemos circuitos en tres lagos diferentes. Los diseño yo con el tractor, pero con mucho cuidado, porque ya me he hundido dos veces al romperse el hielo, y no quiero vivir una tercera”. Y, sin más preámbulos, arranca el León Cupra de 300 caballos y tracción total y comienza la danza del hielo. “Trabajamos con Bentley, Audi y Volkswagen, y esta es la primera vez que conduzco los Seat. Me ha sorprendido lo bien que van. Trabajamos con coches de estricta serie y sólo les cambiamos los neumáticos por otros de clavos”.

Verle conducir es todo un espectáculo para los sentidos. Con total naturalidad, sin un solo movimiento brusco, hace derrapar el coche español hacia un lado y otro con una precisión total. A base de certeros giros de volante y frenando con el pie izquierdo lo lleva de lado de curva en curva. “¡Qué bien conduce!”, le digo. “Hombre, es que tengo mucha práctica”, me contesta modestamente. “Ya, y además es Juha Kankkunen”, ante lo que suelta un risotada. Jordi Gené, piloto de Seat, también asegura que “es impresionante la facilidad con la que lo hace todo”.

“Le he dicho varias veces a Carlos Sainz que venga, pero no encuentra el momento, porque siempre está muy ocupado. Explícale lo divertido que es, a ver si le convencemos y encuentra un hueco”, dice ya acabando la clase magistral. “Ya nos quedan unas pocas semanas, y en cuanto se acaben los cursillos me vuelvo a Marbella a jugar al golf”. Genio y figura.

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar