Estás leyendo

El día que Verstappen asombró a Red Bull no fue en el asfalto

FÓRMULA 1 | LA INTRAHISTORIA

El día que Verstappen asombró a Red Bull no fue en el asfalto

Max Verstappen, piloto de Red Bull.

MIGUEL SCHINCARIOL

AFP

Christian Horner cuenta una anécdota del holandés durante la pasada temporada que les dejó impresionados por su naturalidad.

Solo hay que echar un poco la vista atrás para recordar algunos de los momentos de 2016 en los que Verstappen protagonizó acciones impresionantes en la pista. El debut victorioso con Red Bull en Barcelona, la tremenda y exitosa defensa que hizo sobre Rosberg en Canadá, los duelos incesantes que tuvo con los Ferrari, los segundos puestos que logró en Austria, Gran Bretaña, Malasia y Japón, o el recital que dio bajo la lluvia en Brasil. Sin embargo, el día que más asombró Max a su equipo no fue con un coche ni sobre el asfalto…

Ocurrió al mes de ser ascendido a Red Bull, después del GP de Canadá, durante un viaje de avión. Una anécdota que habla de su personalidad fuera de la pista y que cuenta así Christian Horner en 'Motorsport': "Hubo un caso el año pasado, en uno de los vuelos desde Montreal, en el que reservaron dos veces un asiento y no había otro disponible en business, así que se tuvo que sentar en la clase económica al lado del baño. Con otros habría sido un problema importante, pero con Max no hubo ninguno en absoluto".

En un mundo rodeado de lujo por todas partes como es el de la Fórmula 1 y seguramente acostumbrado a lidiar con los requisitos de otros pilotos bastante más caprichosos, a Horner le sorprendió la naturalidad con la que el holandés respondió al contratiempo y aceptó sentarse donde no le hubiera correspondido: "Nos dijo, 'No hay problema, si es lo que hay disponible, lo haré, me iré allí'. Y creo que eso es lo que es tan refrescante en él, sólo tiene entusiasmo por ser piloto de F1 y hacer lo que hace".

"Max es muy, muy bueno y está tan entusiasmado con todo, es como un cachorro de Labrador que simplemente quiere estar en todo. Ya sea en la historia del deporte, en las fórmulas junior o en el karting, le encanta competir. Se siente privilegiado de ser un piloto de F1", dice un Horner al que se le acaban los elogios. A pesar de ser estrellas del deporte, se puede encontrar humildad entre los protagonistas del Mundial, aunque quizá por esa experiencia vimos a Max viajar a otras carreras junto a más pilotos en un jet privado. Una vez…

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar