Motociclismo

motociclismo

Cabecera Motociclismo
Piloto de Motociclismo

Motociclismo | El campeón de Moto2 visitó AS

Marc Márquez: "¿Un objetivo? Yo ahora no firmo nada"

Su mensaje acerca de sus posibilidades para la próxima temporada es cauto, pero no se pone límites después de haberle tomado el pulso a la Honda en el reciente test de Sepang.

Mela Chércoles
Marc Márquez: "¿Un objetivo? Yo ahora no firmo nada" Ampliar
Un rey, Márquez, a la sillita la reina entre los miembros de motor del AS: Héctor Martínez, Mela Chércoles, Raúl Romojaro, Manuel Franco y Rafa Payá. | chema díaz

El destino le debía un título de Moto2 a Márquez y éste, a su vez, una visita al AS, donde ya ha estado cuatro veces. A Marc no le cansa hacerlo y a nosotros nos entusiasma. Además, sirve para que los compañeros que le ven de año en año comprueben que los éxitos no le han cambiado.

Su salto a MotoGP fue el asunto principal y había que comenzar por su reciente test de Sepang, en el que voló a ritmo de récord y se quedó a sólo un segundo de la vuelta sideral de Lorenzo. "Las sensaciones fueron buenas. Fue ya un test real con la MotoGP. Pude probar cosas y noté más diferencia que en el de Valencia. En aceleración no tanto, por ser un circuito más ancho, más rápido y con más calor, lo que hacía que no corriera tanto la moto, o eso me parecía a mí. Pero sí que noté más diferencia en la frenada". ¿En qué sentido? Respuesta: "En el de coger la referencia. El primer día, hacía una vuelta bien y tres o cuatro mal, así que acabé pensando que tres días se me iban a hacer largos, pero el segundo día ya fue diferente. Iba bajando los tiempos, con más confianza. En cuanto veía el primer cartel, que creo que es el de 200 metros, frenaba, mientras que con la Moto2 me fijaba simplemente en la curva. Los frenos de la MotoGP frenan más y el neumático delantero te permite entrar muy fuerte. Al principio había veces que frenaba y debía volver a soltar".

Lo que no le altera el pulso es el incremento de la velocidad punta: "Me puse a 340, pero lo que impresiona más es la aceleración. Donde más notas la velocidad punta es cuando te levantas para frenar. El segundo día tenía agujetas en el cuello del día anterior, del golpe que te pega el viento al levantarte y eso es algo que nunca me había pasado. El tercer día ya fui mejor. Sólo molestias".

El pequeño genio nos dijo la última vez que hablamos que asumía que las caídas van en el contrato, durante la adaptación, pero es buena noticia que aún no haya sufrido ninguna. Va con margen: "Aún no he tenido ningún susto, pero aún me lleva la moto a mí. En Moto2 sí disfrutaba las derrapadas, porque ya me había caído de todas las maneras posibles y conocía los límites".

Para domar esa Honda de 230 CV deberá machacar su físico antes del 7 de abril, fecha del arranque mundialista en Catar. "Este invierno me tocará intensificar el trabajo físico, porque más vale que sobre que no que falte. Me canso mucho más el primer día que el último, porque vas rígido, pero luego voy aguantando tandas más largas. Acabé Moto2 con 61 kilos y ahora estoy en 59, así que voy al revés (Se ríe). Con tanto ajetreo tengo que cuidar lo que como, así que me tocará subir peso y supongo que con ponerme en 63 será suficiente. Lo importante es estar en forma", asegura en ese sentido.

Lo importante también es ganar, como ya hizo en 125cc (2010) y Moto2 (este año). A la hora de hablar de ello en clave MotoGP es cauto, pero dejó una perla: "¿Un objetivo para mi primer año? Yo ahora no firmo nada. No me marco una posición en concreto. Me marco ir progresando, coger confianza y poder estar más cerca de los primeros al final. Con 17 carreras, bueno 18, que ahora voy a Laguna Seca, algún podio me gustaría, pero no hay que tener prisa. La referencia más reciente es lo que ha hecho Bradl".

Ese no firmo nada invita a soñar con todo, pero Marc mejor que nadie sabe que no será fácil: "Llego con Lorenzo y Pedrosa en el mejor momento de su carrera deportiva, y con Rossi volviendo a Yamaha con ganas de olvidar su etapa en Ducati y de demostrar que es Rossi. Yo me espero un Rossi ganador y delante. Parece que las carreras sin él delante fueran diferentes. Respecto a mí, es mejor empezar con buen pie, pero en principio no toca ganar. Con esta moto ya he visto que, sin ser fácil, se puede llegar bien, pero hay que hacerse más a la electrónica. Lo bueno de Sepang es que el último día mantenía el ritmo, importante para entender la dirección a tomar".

A nivel técnico, el punto más delicado es la electrónica y no oculta la dificultad que conlleva: "Aún no la entiendo. Empiezo a entenderla más, pero en el box les digo que en un sitio ha entrado demasiado control y ellos me corrigen y me dicen que no, que ha sido otra cosa. Stoner tenía puesto en cada botón lo que hacía cada uno, pero al final son tres botones y se lo he quitado. Puede pasar que te colapses en carrera, porque te pongas nervioso, pero pedí no llevar nada de eso. He podido comparar mi telemetría con las de Stoner y Pedrosa. La información en el box es abierta".

Con el australiano no coincidirá, por su retirada, y le hubiera gustado hacerlo, "porque tiene un talento brutal, pero también hubiera sido un rival muy duro". Sí lo hará con Pedrosa, con el que espera "tener una buena relación con él". "Eso hasta que le gane", soltó alguien. Él se rió y luego confesó ante la cámara de AStv en otra charla que ya está disponible en AS.com: "Yo creo que el campeón del año que viene será Dani (Pedrosa), porque ha hecho un gran año, está en el mejor momento, o uno de los mejores, de su carrera deportiva. Jorge (Lorenzo) también lo está, pero creo que Dani ha hecho un gran año y la mala suerte ha impedido que acabara con el título". Y sentenció más adelante: "Además, tiene una gran moto. Eso lo puedo asegurar yo".

Durante el año pasado, dio la sensación de que el Repsol Honda de 2013 sería Márquez más otro. Los japoneses y la petrolera le querían a toda costa, ya fuera con Stoner en el box, al que intentaron convencer para que siguiera. Con Lorenzo, al que intentaron fichar. O con Pedrosa, con el que felizmente se quedaron tras los dos descartes previos. "Lo importante para mí era que estuviera yo, no con quién, e intentaré aprovechar la oportunidad al cien por cien". ¿Alguien duda que no lo hará?

Estadísticas AS.com