Actualizado

Actualizado a las

Más Motor

más motor

Cabecera Actualidad Motor
Cabecera Coche de Rally

Más Motor | RALLYS | Campeonato del Mundo

Citroën presenta el DS3 para que Dani Sordo triunfe

El cántabro regresa al equipo oficial francés, como compañero de Hirvonen, con el objetivo claro de conquistar su primera victoria mundialista con este coche ganador.

Pipo López
Citroën presenta el DS3 para que Dani Sordo triunfe Ampliar
FOTO DE FAMILIA. Sordo, el primero por la izquierda, junto al resto de pilotos, responsables y patrocinadores del equipo francés. | Pipo López

S i hace dos años los Reyes Mayos le trajeron un Mini para poder seguir corriendo tras acabar su contrato con Citroën, ahora él se ha tenido que ir a Oriente Medio a por su regalo, que es de nuevo un coche francés. Su equipo desveló ayer en Abu Dhabi los colores del DS3 que pilotará Dani Sordo en 2013 y confirmó sus planes deportivos. Será la temporada del regreso del hijo pródigo, que espera conseguir esos primeros triunfos que tanto se están haciendo esperar.

Pese a que ayer se mantenía que el cántabro tiene firmados once de los trece rallys del Mundial, el equipo ya está preparando el vehículo que utilizará en la primera prueba que tenía descartada, Suecia. Es decir, que ya son doce. El otro descarte es Francia, un rally en el que Dani siempre ha obtenido excelentes resultados y que se disputa al final de la temporada por lo que es previsible que también compita en él y haga el campeonato completo.

El único que lo tiene asegurado es Mikko Hirvonen, el teórico primer piloto del equipo, aunque Yves Matton, el jefe, decía otra cosa: "No habrá jerarquías y los pilotos tendrán libertad para pelear por los triunfos en todas las pruebas en que participen". Habrá cuatro, Montecarlo, Suecia, Argentina y Francia, en las que también correrá Sebastien Loeb. Preguntado sobre si trabajará por el equipo o si su objetivo son los triunfos, el galo (que será el único que lleve el número uno en esas pruebas) fue claro: "No creo que Citroën me quiera para otra cosa que no sea ganar". Hirvonen, por su parte, parece haberse quitado un peso de encima: "Sin Sebastien, los demás tendremos muchas más opciones al título mundial".

Sordo ni quiere pensar por el momento en esa posibilidad, la de ser campeón, ya que está centrado en lograr sus primeros triunfos este año. Ya probó el DS3 en una pista militar próxima a la sede del equipo y estuvo una jornada conociendo sus secretos mecánicos en los talleres. Todavía le restan dos test sobre asfalto y uno sobre tierra y, ya antes de Montecarlo, hará un test de otras dos jornadas específico para la prueba del Principado.

En su mirada se descubre un brillo especial. El de un piloto que quizá pecó de haber sido demasiado servil en su anterior etapa con Citroën y que, posteriormente, pasó una travesía por el desierto con el fallido intento de Mini. Ahora es más maduro, más centrado, pero sobre todo se le ve convencido de que lo puede conseguir. Sin Loeb y después de haber demostrado con el Mini, un vehículo menos desarrollado, que era capaz de ir tan rápido, no es ninguna utopía pensar en que por fin estará en lo más alto del podio.

En Citroën miran de reojo lo que hace su principal rival, Volkswagen, y por eso no se duermen en los laureles. Tienen preparadas evoluciones de motor y de suspensiones para contrarrestar el poderío alemán, cuyo presupuesto es más elevado que el de la formación francesa, prácticamente imbatida desde hace una década.

Guerra de 'petrodólares'

Todo comenzó con una de las habituales indiscreciones de Nasser Al-Attiyah. Mientras competía en los Juegos Olímpicos de Londres, donde ganó una medalla de tiro, el catarí dijo: "Hemos comprado el equipo Citroën, que el año que viene correrá con los colores de Catar". Por un lado, provocó los recelos de la firma francesa, que no vio bien esas afirmaciones de que habían sido comprados. Pero, lo que a la postre ha sido peor, levantó la liebre en Abu Dhabi, otro país con excedente de petrodólares en el que un piloto local, Khaled Al Qassimi, también compite en rallys.

Entre una cosa y la otra, Abu Dhabi (que ya había patrocinado varias temporadas al equipo Ford) y Citroën entraron en contacto. Y parece ser que en este emirato hay aún más dinero procedente del petróleo que en el de Al-Attiyah. Por tanto, sólo hubo que negociar y rápidamente se llegó a un acuerdo de patrocinio por tres años, lo que por otro lado asegura la permanencia de la marca en el Mundial hasta finales de 2015, si no ocurre nada extraño. Se especula que el dinero de Abu Dhabi paga casi toda la fiesta del equipo, por lo que parece difícil que haya cambios excepto que cuando la marca entre en 2014 en el Mundial de Turismos con Loeb quieran dar el salto a los circuitos.

Y mientras, Al-Attiyah se ha tenido que conformar con poner su dinero en M Sport, la estructura que hacía correr los Ford, una marca que ya no compite oficialmente.

Estadísticas AS.com