Actualizado

Actualizado a las

Más Motor

más motor

Cabecera Actualidad Motor
Cabecera Coche de Rally

Fórmula 1 | GP de Brasil

'Seppi', del kart en el patio trasero a igualar a Senna

Sebastian Vettel ya es tricampeón de F-1 y el tándem que forma con Red Bull lleva dominando el Mundial con mano de hierro desde 2010. Sólo Alonso ha podido luchar con un chico de Heppenheim que soñaba con ser cantante como Michael Jackson

El 3 de julio de 1987 nacía en Heppenheim (Alemania), una pequeña localidad del estado de Hesse de poco más de 25.000 habitantes, el heredero alemán en la F-1 de Michael Schumacher. Desde la cuna, su destino estuvo ligado a la velocidad ya que su padre, Norbert, carpintero de profesión y dueño de una pequeña tienda de muebles, era aficionado a los karts y junto a su mujer, Heike, ocupaban muchos fines de semana viajando para competir y llevar a su hija mayor, Stephanie, a disputar carreras.

A los tres años, Seb quería pilotar el kart que su padre tenía a medias con un amigo y su insistencia llevó a la familia a realizar un gran esfuerzo y regalarle uno. Rodaba horas y horas en el patio trasero de su casa, librando auténticas batallas con sus progenitores ya que no se quería bajar ni a la hora de las comidas. Empezó a competir, pero los costes se convirtieron en imposibles y todo se tambaleó... Hasta que apareció Gerhard Noack, dueño del equipo KSN, director del kárting de Kerpen y su auténtico mecenas. Los resultados no tardaron en llegar y empezó su perfeccionamiento en lluvia gracias a un truco de esta época cuando mojaba las ruedas para habituarse a bloquear.

Al cumplir doce años surgió la figura de Helmut Marko. El dentista austriaco, asesor de Red Bull, convenció a los jefes de la bebida energética para que patrocinaran al alemán con 3.000 dólares y en el 2000 fue incluido en su programa de jóvenes pilotos. Pasó a monoplazas en 2003 para disputar la desaparecida Fórmula BMW ADAC. Al año siguiente arrasó, ganando 18 de las 20 carreras, y Mario Theissen, jefe de BMW, le subió a un F-1 para un test. De ahí pasó a la F-3 Euroseries, siendo el mejor novato y aunque en el segundo año fue derrotado por su compañero de equipo, el británico Paul di Resta, ascendió a las World Series, saltó a la F-1 como tercer piloto de BMW Sauber para llegar a Red Bull en 2009, tras 25 GGPP con Toro Rosso, y desde ayer, tras encadenar tres títulos consecutivos convertirse en el más joven tricampeón.

Seppi, nombre cariñoso con el que le llama su familia, tiene otros dos hermanos además de Stephanie, Melanie y Fabian, un carácter peculiar y alterna las bromas con un tremendo orgullo que le hace no escuchar y enfadarse con la gente que le rodea, salvo con su abuelo. Vive en Zúrich (Suiza), no tiene mánager porque no se fía de nadie, devora los platos de pasta, le dan miedo los ratones, tiene novia, Hanna, y es tremendamente supersticioso como lo demuestra que siempre lleva una pequeña pieza de un cerdo dorado con un centavo pegado y que para protegerse del mal fario bautiza los coches con nombres de mujer.

Es un gran amante de los Beatles y fanático de los 'Monty Python', la serie 'Little Britain' y las películas de Jim Carrey. Admira a Schumi, Federer y Jordan, y confiesa que de pequeño dudaba entre los coches y su ilusión por ser cantante como Michael Jackson. La desilusión le llegó al comprobar que no tenía voz. Además de pilotando es habitual verle practicando esquí, snowboard, mountain bike, natación o fitness... y, por supuesto, volando al volante del Red Bull de F-1.

Estadísticas AS.com