Actualizado

Actualizado a las

Más Motor

más motor

Cabecera Actualidad Motor
Cabecera Coche de Rally

Motociclismo | MotoGP

Lorenzo sobre Pedrosa: 'Hay respeto pero no somos amigos'

"Yo he tenido mucha suerte durante toda mi carrera. Siempre he estado en el momento justo donde tenía que estar, pero también he sido valiente cuando lo he tenido que ser", dijo.

El piloto español Jorge Lorenzo (Yamaha), actual campeón del mundo de MotoGP, reconoce haber tenido "mucha suerte" en su carrera deportiva, marcada también por el mérito de haber sido "valiente" en muchos momentos, al tiempo que destaca igualmente que no es amigo de Dani Pedrosa (Honda), pero que guarda con él una "relación muy cordial" en los circuitos.

"A principio de año no éramos los favoritos, era Casey Stoner, y pudimos luchar contra ese pronóstico. Stoner ha hecho una gran temporada hasta su lesión, pero las lesiones y las caídas forman parte de este juego y a veces, cuanto más arriesgas, más posibilidades tienes de hacerte daño; digamos que tienes más papeletas. Este año le ha pasado a Stoner", señala Lorenzo una entrevista al suplemento ''XL Semanal'' de este domingo.

Así, recuerda que el año de su primer título, en 2010, "le pasó a Valentino (Rossi). "Y claro que la suerte influye, influye muchísimo. Yo he tenido mucha suerte durante toda mi carrera. Siempre he estado en el momento justo donde tenía que estar, pero también he sido valiente cuando lo he tenido que ser", advierte.

En este sentido, no cree que su compatriota Dani Pedrosa (Honda) tenga mala suerte. "Muy mala suerte es la que han tenido pilotos que han perdido la vida en un circuito o que se han hecho mucho daño", aclara, indicando que el catalán "no ha conseguido todavía su sueño de ser campeón del mundo de MotoGP", pero que "tiene un trabajo maravilloso, éxito, dinero, y ha sido campeón del mundo de 250". "No creo que eso sea mala suerte", zanja.

Sobre su relación con el de Castellar del Vallés, asegura que no son "amigos", pero que su relación en los circuitos "es muy cordial". "Si lo comparamos con la relación que teníamos hace unos años, ahora hay mucho más respeto. Y es mejor así, pero no, no hay una amistad", puntualiza el balear, que confiesa que su "mejor amigo" en el motociclismo es Ricky Cardús.

Otra relación de la que habla es la que mantiene con su padre, con el que empezó y luego apartó. "Para mí, mi trabajo es como ir a una oficina, y tú no llevas a tu padre a la oficina ni a tu novia. Llevar a tus padres cuando viajas tanto está bien porque te sientes protegido y te cuidan, pero, por otra parte, necesitas estar pendiente de ellos, lo cual te resta tiempo para trabajar", comenta.

Pero agradece a su progenitor que le metiese en el mundo del motociclismo porque si no "no hubiese llegado a ningún sitio". "Me hizo la primera moto, me metió la pasión, pero en la vida necesitas diversas figuras para alcanzar tu objetivo, y mi padre no puede ser mecánico, mánager y jefe de prensa a la vez", resalta.

"Cuando sales a la pista, no es pensando en lo que te puede pasar"

Lorenzo se presenta como un piloto más maduro, aunque descarta que en este proceso hayan influido "sucesos negativos" como la muerte de Marco Simoncelli, aunque sabe que este percance o del japonés Shoya Tomizawa son "golpes muy duros para todos los pilotos". "Cuando suceden estas desgracias, eres más consciente del riesgo que corres. Ha sido un cambio natural... Al darme cuenta de que hacía cosas que no eran buenas para mí y pensar que, si actuaba de otra manera, iba a ser mejor para todos", confiesa.

Pese a estos hechos, no tiene miedo a las motos, dejando claro que es "es un deporte de riesgo". "Pero es nuestra pasión y, cuando sales a la pista, no sales pensando en lo que te puede pasar. Le tengo miedo a la muerte, como cualquier persona. A nadie nos gusta que nos llegue la hora. Lo afrontas, pero intentas no pensar mucho en ello", afirma, al tiempo que subraya que no piensa demasiado cuando va a grandes velocidades porque "puedes equivocarte e ir más lento". "Lo mejor es sentir la moto y no pensar", agrega.

El doble campeón del mundo de MotoGP es también "consciente" de la crisis económica, que también ha "afectado" a su deporte. "Antes, los pilotos de 125 cobraban por correr; ahora, solo hay dos o tres que están cobrando y los demás están poniendo dinero. En Moto2 pasa algo parecido", recalca.

"Ahora bien, si hablamos de los cinco mejores de MotoGP, aunque tenemos más dificultades para encontrar patrocinadores, somos muy afortunados por tener el salario que tenemos y hacer el trabajo que amamos. Si me pongo en el pellejo de los que tienen tanta dificultad para encontrar empleo, debe de ser muy, muy duro. Entiendo que se manifiesten y que se quejen", añade al respecto.

A Lorenzo, que le gustaría ser recordado como "un piloto con mucha capacidad para superarse a sí mismo y esforzarse por mejorar", desearía, en lo deportivo, "repetir" corona, pero sabe que no será "fácil" por la competencia que habrá. "Los más jóvenes que yo vienen apretando fuerte desde Moto2, como Marc Márquez. Y Rossi vuelve a Yamaha, con lo cual irá muy rápido. Pero ahora el sueño es más personal: encontrar a una chica que valga la pena para tener hijos y formar una familia", declara.

Además, espera que "haya pasado a mejor vida" su imagen chulesca, aunque quitarse esa fama "no ha sido nada fácil". "Por suerte, muchas personas han cambiado la opinión que tenían de mí. En el pasado hice declaraciones que no tenía que haber hecho, para mostrarme más duro o más fuerte de lo que era. No sólo en los medios, sino en mi vida privada no sabía la mejor forma de tratar a las personas, pero poco a poco he ido aprendiendo y mejorando esos aspectos".

"El gran mérito que he tenido en mi cambio es que lo he hecho yo mismo; me he autoayudado. Por lo que me ha enseñado la vida, por libros que he leído, por fijarme en gente que tenía cualidades que yo no tenía... Así es como lo he hecho", sentencia Lorenzo.

Estadísticas AS.com