Actualizado

Actualizado a las

Más Motor

más motor

Cabecera Actualidad Motor
Cabecera Coche de Rally

Fórmula 1 | GP de Italia

Alonso remonta hasta el podio del destino

El piloto asturiano salía décimo ayer en Monza y terminó la carrera tercero detrás de Lewis Hamilton y Sergio Pérez, los tres pilotos que abandonaron hace una semana por el accidente de la salida en Spa.

Se acercó al que le grababa como si le contara lo que todos quieren saber. Éste le quita la cámara, dijo alguien abajo, donde están los que no han sido dotados del talento para hacer de su vida un milagro. Y así fue, Fernando Alonso apareció como un regalo cámara en mano para ver desde el visor a toda la afición, esos que convierten su talento en una vida de leyenda. Era la felicidad, Alonso ahí arriba en el podio de Monza dedicando su tercero, agradeciendo a todos su presencia, bendecido por el destino.

Y es que una semana después todo cambió, un día después... Porque en Spa, Romain Grosjean se llevó por delante a los que ayer triunfaron, porque Alonso ha tenido problemas en su coche el viernes y el sábado, pero subió al podio el domingo. Así sucede cuando esa fuerza desconocida de la que se cree que actúa de forma inevitable sobre las personas y los acontecimientos, definición de destino para la RAE, está contigo, es tu amigo, tu aliado. Hamilton ganó y se convierte en el gran enemigo, como debe ser, de Fernando. Se queda a 37 puntos, segundo. Pérez hizo la carrera de su vida y le quitó una plaza volando bajo, pero Vettel abandonó, se aleja en la general, y Button también, y se descarta, los dos primeros en Spa, hace una semana. Cuando el destino te devuelve lo que te ha quitado, tan pronto...

La carrera comenzó con Hamilton conservando su primera plaza, pero por detrás Massa podía con Button y Alonso adelantaba y se situaba octavo. Los tres primeros conservaban sus puestos, pero el español venía adelantando, primero Di Resta, después Raikkonen, más tarde Schumacher, en la segunda vuelta era sexto y en la séptima quinto, hasta que llegó a Vettel. El alemán se defendió hasta que Fernando, a la tercera, lo intentó por fuera y el alemán le echó a la hierba. Muy parecido a la pasada de Seb en 2011. Antes entraron casi a la vez en boxes, salieron juntos y Fernando logró la pasada engañando al germano de Red Bull, amagó por la derecha y se fue por la izquierda. A partir de ahí Alonso tenía por delante a Massa, no tardó en acercarse, llegar al brasileño y pasarle. Ya tenía el segundo puesto porque unas vueltas antes Button tenía que parar su McLaren en la hierba. Después Vettel rompió el alternador... como en Valencia. El espejo, ¿recuerdan?

Parecía que habría dos Ferrari en el podio, pero por detrás venía la amenaza blanca de Sergio Pérez. El mexicano acertó con la estrategia, blandos primero, duros después, y gracias a su capacidad de cuidar las gomas y al talento que tiene llegó hasta Massa, le pasó sin problemas y después hizo lo mismo con Alonso. Le faltaron unas pocas vueltas para ganar a Hamilton. Ahora llega la noche de Singapur... habrá luz.

Estadísticas AS.com