Más Motor

más motor

Cabecera Actualidad Motor
Cabecera Coche de Rally

Fórmula 1 | GP de Hungría

Alonso se salva en el recital de Hamilton

El español, quinto, sale de Hungaroring más líder del Mundial con un Ferrari muy lento. El británico logra su segunda victoria del año y se reengancha al campeonato: ahora es cuarto a 47 puntos de Fernando

Alonso se salva en el recital de Hamilton Ampliar
GRAN FIN DE SEMANA. Los McLaren se mostraron pletóricos desde el viernes en Hungaroring y el domingo refrendó ese buen trabajo con la victoria de Hamilton.

Calor intenso y nubes negras que se acercan. Ésa es la vista que aparece en Hungaroring, el circuito de las afueras de Budapest, cuando la carrera ha terminado. Más abajo se ve a Lewis Hamilton celebrando la victoria junto a su equipo, camisetas naranjas fluorescentes por si no se les ve, a Fernando Alonso saludando a Plácido Domingo mientras recibe felicitaciones por su cumpleaños, a Kimi Raikkonen caminando mirada al suelo con dos tipos que intentan, sin ningún éxito por supuesto, hacerse una foto con Iceman, media sonrisa en ristre por su segundo puesto. Y a Romain Grosjean besar a Marion Jolles, la periodista francesa que le curará las heridas de la oportunidad perdida. O no. Se ve, a lo lejos, la lluvia que no llegó. No hubo ayuda externa para el talento ayer en Hungría. Esta vez no.

¿Habrá sido todo un espejismo? Ésa la pregunta. ¿Cómo es posible que Fernando Alonso termine la primera parte de la temporada con cuarenta puntos sobre el segundo? Ésa es otra.

Vamos a dejar claras las cosas. Por si acaso. En este periódico queremos que Alonso gane el Mundial. Por dos razones principales: la primera porque es español, la segunda porque es el mejor. O a la inversa. Tanto da. Dicho esto, disfraces fuera, lo cierto es que este año el asturiano ha visto cómo los planetas de todas las constelaciones se alineaban con un inconmensurable talento para permitirle estar, al descanso de este partido, en una posición privilegiada que, desde luego, su coche no merece. Vamos con la teoría de los vasos antes de contar lo que vimos ayer, a ver en qué lado salen más números.

Vaso medio vacío. 1. Hamilton ha vuelto, segunda victoria del inglés con un McLaren demoledor, ha recuperado quince puntos a Fernando y es cuarto. Pierde tres a cero, pero ha metido gol en el minuto 46. 2. Ferrari tiene el cuarto coche ahora tras Lotus, McLaren y Red Bull, ¿por ese orden? 3. Raikkonen está ahí, otro podio y van cinco, con un coche del futuro. 4. Paso atrás del Ferrari, que ha visto cómo las últimas mejoras introducidas no funcionaban. 5. Alonso se ha bajado del podio después de dos victorias y un segundo en las anteriores carreras. 6. ¿Y si el resto ha sido un espejismo y ésta es la realidad?

Vaso medio lleno. 1. Ganó Hamilton que estaba muy atrás. Estaba... 2. Fernando fue quinto, pese a todo. 3. Vettel, el gran rival, sólo le quitó dos puntos 4. Webber, segundo del Mundial, terminó por detrás y Alonso es más líder que ayer. 5. Fernando es líder destacado sin haber tenido, en ningún momento, el mejor coche. 6. Ferrari promete mejorar. Tienen mucha carne para asar, dijo su primer piloto. 7. ¿Y si las tres carreras anteriores son la realidad y lo de ayer sólo un espejismo? Bueno, más o menos igualdad. Ayer Hamilton fue líder de principio a fin y ni Grosjean, primero, ni Kimi, después, fueron una amenaza real. Alonso, gracias a una buena estrategia de dos paradas, pudo aguantar la quinta plaza que se ganó al pasar a Kimi en la salida, ante Button y Webber. Poco más. Ahora descanso. Queda medio partido...

Estadísticas AS.com