Más Motor

más motor

Cabecera Actualidad Motor
Cabecera Coche de Rally

Fórmula 1 | La próxima semana arranca el Mundial

Red Bull no lo ve claro

Debido a problemas de alerón, caja de cambios y sistema de escapes en Montmeló, la escudería estudia volver a la antigua versión del RB8.

Red Bull no lo ve claro Ampliar
TRABAJO POR DELANTE. Webber rueda por delante de Alonso en una de las jornadas en Montmeló.

Dudas. Pequeñas, apenas perceptibles, pero dudas al fin y al cabo en la pretemporada de Red Bull, el buque insignia de la actual Fórmula 1. Los contratiempos surgidos en el último test de Montmeló podrían obligar a la escudería austríaca a echar marcha atrás y arrancar el Mundial 2012, el próximo 18 de marzo en Melbourne, con la anterior versión del RB8.

Sería algo así como reconocer un traspié, algo a lo que no está acostumbrada en los últimos tiempos la santísima trinidad de RB: Dietrich Mateschitz, Adrian Newey y Christian Horner. Dije santísima trinidad... de ahí que dude si incluir al doctor Marko. Entre los peros al RB8 que rodó en Montmeló, varios de consideración: no sólo se rompió al alerón y falló la caja de cambios del monoplaza que pilotaba Sebastian Vettel ("querría haber estado más tiempo en pista, pero han surgido varios problemas", se lamentaba el alemán tras dar sólo 23 vueltas), tampoco convenció el nuevo sistema de escapes diseñado por Newey.

El resultado, en suma, fue que el RB8 no se mostró tan rápido como sí lo ha sido en anteriores pretemporadas o campeonatos. Y no hablamos de sensaciones a orillas del pit lane, sino de la impresión que el nuevo coche dejó incluso en quienes lo pilotaron. Como Mark Webber: "No es muy diferente a la anterior versión". Y como las malas lenguas también buscan la vuelta rápida, hubo incluso ingenieros rivales que llegaron a decir que con el nuevo diseño de escapes "los gases no van realmente donde la gente de Red Bull quieren que vayan". Gases, a estas alturas quizá puro humo para despistar a sus rivales. La solución, en Albert Park, Australia, el 18 de marzo. Sincronicemos los relojes.

Estadísticas AS.com